Esta usted en:

Artesanía


La albardonería antaño proveía de atalajes y aparejos a las caballerías utilizadas en las explotaciones agrarias, siendo un oficio en el que apenas tenía presencia el cuero, pues se trabajaba con paja de centeno y lonas para realizar albardas, albardones, albardillas, ataharres, bozales y jáquimas. El último albardonero de Jaén es, aunque a tiempo parcial, Benjamín Casado, de Porcuna, quien hoy comparte este oficio con otras actividades, como es la confección de toldos y lonas. Él ha sido el continuador del taller que en 1914 creara su padre y en el que además de la albardonería se han realizado oficios propios de la guarnicionería o la marroquinería, como zahones o petacas para tabaco, siendo un hecho curioso que se fabricaran aquí balones de fútbol encargados desde Bilbao. Con el progresivo abandono de la albardonería está desapareciendo un mundo artesano vinculado a la agricultura, donde existía todo un ceremonial para colocar el aparejo a las caballerías. Sobre el lomo de estas caballerías se colocaba el albardón, encima el ropón y sobre el ropón, la jalma y encima de ella la sobrejalma. Este albardón se utilizaba para la recolección de la aceituna.

La pirotecnia, el oficio de fabricar elementos para los fuegos artificiales como bengalas, cohetes y estrellas, también se realiza en Porcuna, donde se emplean sales, para lograr los tonos de color, cinc, acero y limaduras de hierro.

La piedra de Porcuna, su extracción, elaboración y artesanía sigue siendo, desde el III milenio a. C. una de las labores más importantes de Porcuna. Fruto de esta constancia histórica es el grupo escultórico de Cerrillo Blanco, los restos de fortificaciones prehistóricas del Yacimiento de Alcores (III- I milenio a.C.) , o los bellos restos de la ciudad ibero-romana de Obulco.

El taller de Cantería Aguilera de Dios lleva cinco generaciones tallando este producto natural. No en vano el más conocido cantero de la saga familiar ha sido Antonio Aguilera Ruedas “gronzón”, artífice de la impresionante Casa de la Piedra de Porcuna.

En la actualidad el taller está regentado por Francisco Aguilera de Dios, que a su formación como cantero añade una sólida trayectoria como diseñador y artista escultor. Por tanto su taller es una pieza clave para Porcuna en la recuperación y activación de esta actividad artesanal milenaria.

Son bellísimos sus diseños de portadas, arcadas y columnatas así como sus escudos que vienen a completar ese diseño de los cánones arquitectónicos clásicos pero también adaptando en todo momento su funcionalidad a las nuevas exigencias actuales.




Ayuntamiento de Porcuna

Información Legal | Accesibilidad